Toallas de Microfibra: ¿Compactas o Esponjosas, cual escojo?

Hasta hace algunos años eran las toallas de algodón las que predominaban en el mercado. Al no haber mucha más oferta donde elegir la gente no solía complicarse demasiado a la hora de adquirir una toalla. Desde hace poco estamos comprobando como las toallas de microfibra están ganando terreno a las de algodón y cada vez hay una mayor demanda.

Las toallas de microfibra ocupan poco espacio y además se secan rápidamente. Al estar creadas a base de fibra sintética van a ser mucho más fáciles que transportar que las típicas toallas de algodón. También debemos tener en cuenta que las toallas de algodón tardan mucho más en secarse que las toallas de microfibraEstas últimas poseen un gran poder de absorción del agua y por lo tanto no tendremos que tenerlas horas y horas al sol esperando a que se sequen. Tampoco hemos de olvidar que tienen una mayor resistencia que las toallas de algodón.

Dentro de las toallas de microfibra podemos encontrar dos variedades, la compacta y la esponjosa. La compacta es un tipo de toalla que podemos destinar principalmente para gimnasios, piscinas y todo tipo de competiciones deportivas. Por su pequeño tamaño también nos puede ser muy útil en nuestros viajes ya que apenas nos quitará espacio de la maleta. Por su gran resistencia se puede lavar numerosas veces sin temor a que se deteriore.

Las toallas esponjosas se suelen emplear mayoritariamente en hoteles. Su tacto especial hace que al sentirlas en contacto con nuestra piel nos llegue inmediatamente una sensación de bienestar. Estas toallas son especialmente ligeras y además hipoalergénicas. En el supuesto de que tuviéramos una piel sensible no tendríamos ningún problema con este tipo de toallas. Por mucho que las lavemos y las usemos no correremos el riesgo de que se arruguen y tampoco se nos llenará el baño de pelusas.

En ambos modelos de toallas existe la posibilidad de obtenerlas personalizadas. A la hora de lavarlas es importante que no superemos los 40 °C y también que el programa de lavado sea normal o centrifugado corto. Bajo ningún concepto hemos de emplear lejía a la hora de su lavado ya que esto podría hacer que se acabaran deteriorando. Tampoco es necesario que utilicemos plancha con ellas ya que es difícil que se arruguen.  No cabe duda que las toallas de microfibra pueden hacernos la vida mucho más fácil.